02 julio 2007

Si me quieres mirar... ¡mírame!




Se nos viene abajo la Gran Vía de musicales made in USA mientras nuestra revista espera, paciente, reverdecer músicas y situaciones que encantaron al personal allá por los 40’ y 50’ del pasado siglo.

No entiendo que ningún empresario se arriesgue porque, estoy convencida, la recuperación de “El Águila de fuego”, “La blanca Doble”, “La estrella de Egipto” o la sempiterna “Las leandras” serían un éxito y el espacio cedido al evento colgaría el ansiado cartel de “NO HAY BILLETES”.

Pero para ello, habría de presentarlas con todo lujo, sin escatimar ni un Euro en decorados y vestuario, buscando las vicetiples más hermosas, los cómicos más apropiados, una vedette de categoría que cantara lo suficiente, buenos músicos y un director que entendiese y amase el género.

¿Difícil? Por supuesto, pero no imposible. No me cabe duda que un casting exigente lo lograría. Aún pienso que en España hay mucho arte, aunque lo que se nos muestra habitualmente enturbie esa realidad.

La revista, a la que por un exceso de rubor se la llegó a clasificar como humorada cómico lírica o sainete, está vivita y coleando y, además, es nuestra.

Pongo final a esta reflexión a los sones del sincopado número “Mírame” de la revista “Yola” estrenada por la genial Celia Gámez en 1.941. El libreto surgió de la inspiración de Sáenz de Heredia y Vázquez Ochando y la música de Quintero y Moraleda.

Como diría un castizo: “¡Casi nada la pomada!”



Si tu amor es verdad
¡Mírame!
Para hacerme soñar
¡Mírame!
Para hacerme feliz
¡Mírame!
Si me quieres matar
¡Mírame!




Celia Gámez - Mírame


http://www.olgamariaramos.com/


2 comentarios:

eran Mujeres o Diosas? dijo...

Imposible. Quedamos "pocos", que recordamos vedettes, tiples y vicetiples. El Martin o el Albeniz, donde los maestros Guerrero, Alonso tuvieron noches esplèndidas.
Era un tiempo que no ha de volver. POR SUERTE nosotros tenemos la memoria. No habia luz, ni comida, pero a las 8 y a las 11 se hacia la luz y señoras que ni cantanvan ni bailanba, pero QUE FALTAS LES HACIA¡nos alegraban y ayudaban a pasar unos años muy difíciles.
Viva la revista y VIVAN los que la disfrutamos.

Andrés Catalán dijo...

Es una verdadera pena que la MÍTICA ROCÍO DÚRCAL ya no esté con nosotros pues tenía absolutamente todo para hacer las grandes revistas musicales. Nadie como ella: impactantemente bella, elegantísima, coqueta, pícara, con una voz extraordinaria y una actriz como la copa de un pino; encima, como persona EJEMPLAR.El suyo es un caso verdaderamente legendario. ROCÍO DÚRCAL, LA ÚNICA.